Acerca del libro

El papá de esta pequeña niña fue desplegado a Irak en tres ocaciones diferentes entre el 2002-2009.
El Sufrió de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) y se negó a obtener ayuda.  Lo vio como una debilidad.  Al ver su fracaso matrimonial y su vida girando fuera de control, finalmente decidió llamar a las oficinas de veteranos (VA) para pedir ayuda.  La lista de espera era de seis semanas para obtener la primera cita.  Cuando se le preguntó si era una emergencia, él dijo que no. Fue difícil para él hacer esa llamada en primer lugar; no podía admitir que estaba desesperado.

Esta historia es muy común.  Las estadísticas muestran que hemos perdido más soldados y mujeres en nuestro propio suelo después de regresar a Estados Unidos que actualmente en combate.  Queremos que la gente entienda que el TEPT no es sólo un problema militar y que no todos los que experimentan algun tipo de trauma tendrán TEPT. Pero a menudo no desaparece sin la ayuda de un consejero entrenado.

Get Your Copy